miércoles, 10 de marzo de 2021

Tip Lúcido #80 · Tu Presencia Consciente

 


Si aún no has tenido un sueño lúcido, puede que te sea un

poco difícil imaginar cómo sería. Aunque realmente necesitas experimentarlo para saber muy bien qué es, es posible darse una idea comparando con el estado de presencia más familiar durante vigilia. El siguiente ejercicio te guiará durante una experiencia despierto para encontrar consciencia en el día.

Por favor experimenta con al menos 1 minuto en cada paso: 

1. Observar

Se consciente de lo que ves, nota la riqueza y variedad de las vividas impresiones, formas, colores, movimiento, dimensiones, de todo el mundo visible.

2. Escuchar

Haz consciente lo que escuchas, registra la variedad de los sonidos que entran por tus oídos. Los diversos rangos de intensidades, tonos, volúmenes, quizás el dulce sonido de la palabra o de alguna melodía nueva.

3. Sentir 

Reflexiona, qué es lo que estás tocando en este momento. ¿Cómo es la textura de lo que sientes? (rugosa, suave, áspera, seca, mojada), cómo es el peso de tu ropa sobre tu cuerpo (pesado, ligero), la temperatura (caliente, tibio, frío, helado. Percibe el resto del entorno, tu pelo, tus pies, tus orejas, tus pompas (si acaso estás sentado). También nota el tipo de sensaciones que tienes ahora en comparación con otros momentos del día.

4. Degustar

Haz consciente de qué significa percibir a través del sentido del gusto. Este fue el primer sentido con el que descubrimos el mundo al nacer. Ve y prueba un número de sustancias y comida en este momento. Recuerda el sabor de tu comida favorita y algunos otros sabores.

5. Oler

Reflexiona en lo que esta pasando por el sentido del Olor. ¿A qué huele un cuerpo caliente? ¿A qué huele la tierra? ¿Cuál es el olor del incienso, de una fruta, del café, del mar? ¿Qué diferencias tiene el olor del atardecer con el del amanecer? ?¿A qué huele el fuego? Recuerda y reproduce las sensaciones de cuantos objetos puedas.

6. Respiración

Comienza a respirar controlando los movimientos conscientemente. Probablemente hace unos momentos no eras consciente de que estabas respirando, aunque estabas inhalando y exhalando. Ahora que eres consciente de esto, haz un ejercicio controlando la respiración a voluntad. Mantener una inhalación por varios segundos, respirando e iniciando el movimiento por la nariz. Suelta la inhalación y exhala profundamente. Nota como tu propia consciencia del movimiento sirve para poder alterar tu respiración a voluntad.

7. Emociones 

Haz consciente la emoción de tu estado actual. Recuerda y verifica las diferencias de una emoción previa de enojo, ira, felicidad, serenidad, amor y excitación. ¿Qué tan real se sienten las emociones? Prueba con otras o alguna situación particular de elementos de tu vida.

8. Pensamientos

Haz tus pensamientos conscientes. ¿Qué es lo que haz estado pensando durante todo este ejercicio? ¿Cuáles son tus pensamiento ahora? ¿Qué tan real son los pensamientos? ¿Qué pensabas al iniciar el día? y ¿Qué piensas que pensarás mañana? Observa el pensamiento en lugar del contenido tal cual.

9. El «YO»

Reflexiona en el hecho de que tu mundo siempre te incluye a ti en él. Cómo el pensamiento filosófico de William James, el hecho básico de la experiencia es «Yo veo», «Yo siento», «Yo pienso». ¿Eres acaso lo que vez, escuchas, sientes, etc? ¿O tu eres el que las experimenta? ¿Quizás eres en esencia quién se da cuenta?

Siempre estamos en el centro de nuestro universo multidimensional. Pero... ¿Somos conscientes de esto todo el tiempo? Repite un poco los pasos haciendo consciente de que eres tu quién los esta experimentando.

10. Ser Consciente de la consciencia

Haz consciente que eres consciente. Podemos ser conscientes de prácticamente cualquier objeto, concepto y/o experiencia, así como también la misma consciencia puede ser enfoque de la consciencia. En la luz de la experiencia ordinaria parecemos limitados, y en la luz de la eternidad, el misticismo nos dice últimamente, que somos consciencia ilimitada. Nuestro lenguaje no da justicia al verdadero sentir del ser.

Al realizar este ejercicio, aportamos grados de consciencia que se pudieran comparar con la sensación de tener un sueño lúcido. Sin embargo, la idea y el concepto de ser conscientes

aplica en la experiencia onírica y en la experiencia de vigilia. ¡Descúbrelo por ti mismo! ¡Experiméntalo! 

Aldo,  


No hay comentarios:

Publicar un comentario